Una lanza económica a favor de los funcionarios

El pasado año los empleados públicos vieron reducido su salario, de media, un 5%. Durante el presente año lo tendrán congelado, lo que significa que tendrán una perdida salarial real mayor al 3% debido a la inflación que es, actualmente, superior al 3,5%. Ahora, además se habla de reducir sus pagas extras casi por completo (se acabe llevando a cabo o no). Sin embargo, tanto recorte o “ajuste” según quien lo diga, puede ser contraproducente no sólo para los funcionarios sino para la ya mermada estabilidad económica nacional.

En la actualidad en España hay más de 2,6 millones de empleados públicos (a parte quedan otros empleos indirectos de la actividad pública). Este empleo representa cerca de un 15% de la población ocupada en España (18,152 millones) y en ciertas regiones regiones como Extremadura el trabajo público representa cerca del 30% (otras como Andalucía, Castilla-la Mancha o Castilla y León rondan el 20%). El empleo público, más allá de que se considere necesario, excesivo, o cualquier otra opinión, es un indudable aporte de estabilidad económica; de mantenimiento del consumo. La confianza y las expectativas del consumidor respecto a su economía son fundamentales para el buen desarrollo de ésta. Cuando la incertidumbre económica, por ejemplo, la laboral (previsiones, dudas o supuestos sobre el futuro de los trabajadores) son negativas, el consumo se resiente directamente. Cuando el consumo cae, a la par lo hace también el empleo y así sistemáticamente hasta un punto mínimo. Cuando un colectivo, como los funcionarios, tienen asegurados unos recursos también evitan la incertidumbre de su futuro laboral, por lo que su consumo fundamentalmente se mantiene. Por ello mientras que buena parte de los ciudadanos reducen su demanda de bienes y servicios cosa que provoca desempleo, otros, los funcionarios, manteniendo su consumo, evitan que la demanda caiga aún más, por lo que también evitan que el desempleo aumente aun más, etc.

En definitiva, España, entre otros problemas de ámbito económico, padece una crisis de confianza del consumidor que repercute negativamente en el consumo y por tanto en el conjunto de la economía. Los funcionarios, son un pilar fundamental de la estabilidad económica (más si cabe en aquellas provincias más pobres donde representan más porcentaje de la población ocupada). El “retoque” sistemático de los salarios de los funcionarios no sólo conlleva una reducción del poder adquisitivo de éstos, sino un aumento de su incertidumbre desde el punto de vista de: “¿Si me han reducido el salario que se suponía que no se podía hacer por qué no cualquier día deciden que soy prescindible?”, por ejemplo (el tipo de preguntas como la anterior, aunque sean un simple ejemplo son parte del pensamiento de las unidades económicas aunque no se expresen de la misma manera).

Si donde lo que reinan son las expectativas negativas y la desconfianza generalizadas, además se amplía esa desconfianza a sectores que “carecían” de ella, entonces todo empeorará si cabe.

* He expuesto un fundamento económico. No he entrado a discutir si son necesarios más o menos funcionarios o si se les ha de bajar o no el sueldo. Ése es un tema relacionado, pero no el de este artículo.

feeds

, ,

  1. #1 por Pea el mayo 13, 2011 - 12:11 pm

    El dinero ahorrado de los sueldos de los funcionarios se puede invertir en ayudas sociales, para desempleados y estos también consumiran.

  2. #2 por porantonomasia el mayo 13, 2011 - 1:02 pm

    Sí, pero se seguirán manteniendo las expectativas negativas. Es más, el dinero, en caso de ahorrarse no debería ir destinado a aumentar la prestación por desempleo pues así no se soluciona el problema de fondo sino a promover políticas activas de empleo e inserción laboral para así proveer de trabajo al desempleado y ahorrar la prestación que recibía quien encontró trabajo.

    Además, como dije, la cuestión no es discutir si son necesarios más o menos empleados públicos, la cuestión es la de crear inestabilidad donde no la hay.

  3. #3 por AJFU el mayo 13, 2011 - 2:42 pm

    Bueno. Hablas de espectativas, y quiza tengas razón en decir que las espectativas son un buen sustrato del crecimiento economico, es discutible. Yo en cambio pienso que éstas generan un efecto riqueza muy perverso. Pero no estoy nada de acuerdo con la mayor del artículo, es más creo que esta bastante equivocado. Creo que pones por encima de la eficiencia del estado y del buen uso de los recursos económicos las expectativas economicas y entiendo que ese no es el orden. Estoy de acuerdo que si reduces el sueldo a los funcionarios estos consumiran menos y repercutirá negativamente en nuestro consumo. Pero de ahí a decir que no es bueno que se reducca el sueldo porque en muchas regiones son el sustento de la economia es demasiado. ¿No te estarás volviendo un optimista antropologico?.Espero que no.
    El estado de animo es eso, un estado de animo, y este no tiene porque coincidir con la realidad. Si las empresas no tienen dinero por muchas espectativas que haya en el sector la empresa quebrará. Y si ademas hay un irresponsable que te dice que no ahorres por que todo va bien. Pues apaga y vámonos
    Lo que yo pienso de la crisis en relación a este artículo y al mismo tiempo te animo a que nos lo aclares en un próximo artículo es:
    1). Durante nuestra carrera hemos visto los diferentes tipos de crisis, entre otros de oferta y de demanda. Tu mantienes que es un incentivo para el consumo el aporte de los funcionarios al crecimiento de la economía. Pero yo no estoy de acuerdo que nuestra crisis sea de demanda y por lo tanto a no ser que nos espliques porqué lo es, estarás argumentando remedios para otro tipo de males.
    2). De dónde te sacas que en españa hay una crisis de confianza. No lo entiendo. Pues está claro que lo que hay y ha habido en un crisis de gestión. Empezando por los funcionarios donde tenemos a un funcionario de la diputación, otro de la comunidad, otro del estado y otro del ayuntamiento haciendo la mismo. Y este problema de gestión nos ha llevado el esperpento en que vivimos.
    3). Las espectativas es un indicador economico que muestran el animo de los ciudadanos respecto a su futuro a medio plazo. Pero no debemos hacer hacer políticas que indidan directamente en los indicadores economicos sino que las políticas deben incidir directamente en los input de este crecimiento económico. Es decir, si aumenta el credito de la banca a las PYMES seguro que aumentan las expectativas y no por ello decimos que haya sido gracias a las expetativas(que diria Pepe) sino porque se ha habierto por ejemplo una linea ICO para ellas, por ejemplo.
    Bueno esta es mi opinión. Un saludo a todos los lectores de esta página tan pedagógica e interesante y tambien a su creador.

  4. #4 por Pea el mayo 13, 2011 - 2:55 pm

    si el 15%(en algunas zonas el 20) son funcionarios y el 20% de la poblacion actidad son parados. te queda en 60 y 65% de la poblacion activa para mantener el resto, niños, ancianos y demas incluidos.sí, los funcionarios pagan impuestos también, pero cobran más del estado que los impuestos que aportan. puede ser estable la situacion pero no por mucho tiempo. y si hay recortar….
    además supongo que en el concepto de funcionarios entrara la clase politica con cargo público.

  1. Una lanza económica a favor de los funcionarios
  2. Grecia recibirá los fondos del rescate a cambio de soberanía « RELACIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: