España hace lo correcto ofreciendo ayuda económica a Grecia

El rescate económico de Grecia le supondrá a España aproximadamente un 9% de lo que aporte la Unión en su conjunto. Un elevado montante si tiene en cuenta la situación económica española, fundamentalmente la deuda pública tanto por la española como por la griega. En cualquier caso, el rescate financiero a Grecia es imprescindible a parte de ser una medida correcta. Será ayudar a uno por el bien de todos. Los motivos por los que financiar o no son varios, eso sí, nada tienen que ver con que España haya recibido miles millones en Fondos de Cohesión, etc.

Que un país de la Unión entre en bancarrota supondrá mucho mayor coste para el resto que en el que se pueda incurrir mediante la financiación de la deuda. La inestabilidad europea sería muy grave, las distorsiones y tensiones severas y el futuro oscuro.

En estos momentos no cabe decir que Grecia ha practicado una política económica lamentable y que no hay por qué ayudarles pues ellos se lo buscaron. Lo hecho… hecho está y no ayudar será peor. La cuestión es crear sistemas que impidan que esta situación como ésta vuelva a suceder. Esto lo han de entender todos los europeos, entre ellos los españoles, aunque nuestra economía esté gravemente dañada, o los alemanes que serán al fin y al cabo quienes más recursos tendrán que aportar. Es comprensible que estos últimos sean reticentes a la ayuda pero la cuestión es el presente y el futuro. Es culpa de todos no haber evitado esta situación con auditorias sistemáticas y eficientes, por ejemplo. Se dejó engordar el problema y ahora nos sorprendemos todos por algo que se venía venir y no sólo en Grecia.

Se puede llegar a la conclusión de que España tiene un compromiso con Grecia, por las aportaciones que los españoles han recibido de la Unión Europea durante los pasados años mediante fondos estructurales y aportaciones de todo tipo. Ésto sería un error, varios son los motivos: Grecia también los recibió por los mismos motivos que España, el fundamento no era sanear las cuentas públicas por una nefasta gestión sino incrementar el capital nacional para permitir en el medio-largo plazo el desarrollo económico. La convergencia es uno de los fines últimos de la Unión, cosa establecida y defendida desde los comienzos de su ampliación, lo mismo que pasó con España, Irlanda, Portugal o Grecia, pasa ahora con las nuevas adhesiones de los países del este. Por tanto, no hay que confundir la labor de la Unión Europea con rescatar de la quiebra a un país económica incompetente.

La UE ha de establecer límites, como hizo en Maastricht, pero ahora duraderos y estrictos. Sanciones que vayan más allá de un tirón de orejas y auditar constantemente las cuentas. Eso no sólo será bueno para el futuro griego, sino también para el español y para el conjunto de la Unión.

feeds 

Anuncios

, , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: