¿Cuáles son las funciones del Banco Central Europeo y cómo nos afectan?

La función principal del Banco Central Europeo, que afecta al conjunto de la economía, es mantener la estabilidad de precios a medio-largo plazo, es decir, que la inflación se sitúe en la banda del 0-2%. Los motivos por los cuales se dedica a esta tarea son varios aunque poco conocidos, eso si, fundamentales para la estabilidad de la economía, tanto desde la óptica de las economías familiares como de la empresas. Es necesario conocer cuales son las motivaciones del BCE para llevar a cabo sus políticas monetarias pues nos afectan a todos. Estos son los beneficios de la estabilidad de precios:

En primer lugar, la estabilidad de precios permite a los consumidores identificar con más facilidad las variaciones de los precios de los bienes en relación con los precios de otros bienes (es decir, los «precios relativos»), puesto que tales variaciones no están enmascaradas por las fluctuaciones del nivel general de precios. Por ejemplo, supongamos que el precio de un determinado producto se incrementa en un 3 %. Si el nivel general de los precios es estable, los consumidores saben que el precio relativo de ese producto se ha incrementado y pueden decidir comprar una cantidad inferior del mismo. Sin embargo, si la inflación es alta e inestable, resulta más difícil calcular el precio relativo, que incluso podría haber descendido. En estas circunstancias, podría resultar ventajoso para los consumidores comprar una cantidad relativamente mayor de ese producto, cuyo precio se ha incrementado «tan sólo» en un 3 %.

En un entorno de deflación general, los consumidores podrían ignorar el hecho de que el descenso del precio de un determinado producto refleja simplemente la evolución general de los precios y no una caída del precio relativo de ese producto. Por esta razón, podrían equivocadamente comprar una cantidad excesiva de ese producto. Por tanto, si los precios son estables, las empresas y los consumidores no corren el riesgo de malinterpretar las variaciones del nivel general de precios como si fueran variaciones de los precios relativos y disponen de más información para tomar decisiones de consumo y de inversión adecuadas.

La incertidumbre acerca de la tasa de inflación podría también inducir a las empresas adoptar decisiones erróneas en relación con el empleo. Supongamos que, en un entorno de inflación elevada, una empresa interpreta equivocadamente el incremento en un 5 % de los precios de mercado de sus productos, como un descenso del precio de sus productos respecto al resto, porque no sabe que la tasa de inflación ha disminuido recientemente desde un 6 % a un 4 %. En razón del descenso «percibido» del precio relativo de sus productos. la empresa podría decidir invertir menos y despedir trabajadores a fin de reducir su capacidad de producción, puesto que si no tomase estas medidas podría tener pérdidas. Sin embargo, esta decisión resultaría en última instancia errónea, ya que, debido al descenso de la inflación, el salario nominal de los empleados podría incrementarse menos de lo que la empresa había estimado. Los economistas llamarían a esto una «asignación ineficiente» de los recursos. En esencia, esto significa que los recursos, —capital, trabajo, etc.—, se han desperdiciado, puesto que algunos dempleados habrían sido despedidos a causa de una situación de inestabilidad de los precios. Similarmente, se produciría una utilización ineficiente de los recursos si los trabajadores y los sindicatos tuvieran incertidumbre acerca de la inflación futura y demandasen un incremento demasiado alto del salario nominal al objeto de evitar que el alza futura de la inflación se tradujera en una disminución de los salarios reales. Si, en esta situación, las empresas tuvieran expectativas de inflación inferiores a las de los trabajadores y los sindicatos, considerarían que un incremento del salario nominal de x supone un incremento muy elevado del salario real y podrían, en consecuencia, reducir su personal o contratar menos trabajadores de los que habrían empleado sin el incremento salarial real que «perciben» como demasiado alto. La estabilidad de precios disminuye la incertidumbre relativa a la inflación y, por tanto, contribuye a impedir la asignación ineficiente de los recursos descrita. En la medida en que ayuda al mercado a dirigir los recursos a donde puedan resultar más productivos, el mantenimiento de la estabilidad de precios incrementa la eficiencia de la economía y, por tanto, el bienestar de las familias.

En segundo lugar, si los acreedores tienen la seguridad de que los precios se mantendrán estables en el futuro, no exigirían un beneficio adicional (una «prima de riesgo de inflación») a fin de compensar los riesgos de inflación relacionados con la tenencia de activos nominales a largo plazo (véase el recuadro 3.2 para más detalles). Debido a que reduce estas primas de riesgo, lo que se traduce en una disminución de los tipos de interés nominales, la estabilidad de precios contribuye a mejorar la eficiencia de los mercados de capital a la hora de asignar recursos y, de esta forma, incentiva la inversión. Esto fomenta la creación de puestos de trabajo y, en términos más generales, el bienestar económico.

En tercer lugar, la credibilidad del mantenimiento de la estabilidad de precios disminuye también la probabilidad de que los ciudadanos y las empresas desvíen recursos de usos productivos a fin de protegerse (es decir, «cubrirse») del riesgo de inflación o deflación, por ejemplo, indexando los contratos nominales a la evolución de los precios. Puesto que una indexación completa no es posible o resulta muy costosa, en un entorno de inflación elevada hay un incentivo para almacenar productos, debido a que en estas circunstancias conservan su valor en mayor medida que el dinero o algunos activos financieros. Sin embargo, el almacenamiento de una cantidad excesiva de bienes no es, evidentemente, una decisión de inversión eficiente y obstaculiza el crecimiento de la economía y de la renta real.

En cuarto lugar, los sistemas fiscales y de prestaciones sociales pueden crear incentivos que distorsionan el comportamiento de la economía. En muchos casos, la inflación o la deflación agravan estas distorsiones, por cuanto que los sistemas impositivos no suelen permitir la indiciación de los tipos impositivos y de las contribuciones a la seguridad social a la tasa de inflación. Por ejemplo, los incrementos salariales que tienen como objetivo compensar a los trabajadores por el aumento de la inflación podrían tener como consecuencia que al trabajador se le aplique un tipo impositivo más elevado; a este fenómeno se le denomina «progresión fría». La estabilidad de precios disminuye estos efectos de distorsión relacionados con las consecuencias de la inflación o la deflación en los sistemas de impuestos y de seguridad social.

En quinto lugar, la inflación puede interpretarse como un impuesto oculto para la tenencia de efectivo. Cuando el nivel de precios aumenta, las personas que mantienen dinero en efectivo (o depósitos no remunerados a precio de mercado) experimentan una disminución de sus saldos monetarios reales y, en consecuencia, de su riqueza financiera real, al igual que si tuvieran que pagar un nuevo impuesto. Por tanto, cuanto mayor sea la tasa de inflación esperada (y, en consecuencia, cuanto mayores sean los tipos de interés nominal, véase recuadro 3.2), menor será la demanda de efectivo de las familias (el recuadro 3.4 muestra por qué unos tipos de interés nominal más elevados suponen una disminución de la demanda de dinero no remunerado). Esto ocurre incluso si no hay incertidumbre acerca de la inflación, es decir, si se espera que sea alta. En consecuencia, si los ciudadanos mantienen una menor cantidad de efectivo, irán al banco para retirar dinero con más frecuencia. Estos costes e inconvenientes, causados por la tenencia de cantidades reducidas de efectivo, se describen a veces metafóricamente como «costes de suela de zapato» de la inflación, porque ir andando al banco hace que los zapatos se estropeen mas rápidamente. En términos más generales, puede decirse que la tenencia de cantidades pequeñas de efectivo genera costes de transacción más elevados.

En sexto lugar, el mantenimiento de la estabilidad de precios evita los agudos problemas económicos, sociales y políticos relacionados con la redistribución arbitraria de la riqueza y la renta que se observan en épocas de inflación y deflación. Esto resulta particularmente cierto cuando las variaciones del nivel de precios son difíciles de predecir, y para los grupos sociales que tienen dificultades para proteger el valor nominal de sus activos frente a la inflación. Por ejemplo, si se produce un incremento inesperado de la inflación, todo el que tenga activos nominales como contratos de trabajo a largo plazo, depósitos bancarios o bonos del tesoro a largo plazo, experimenta pérdidas en el valor real de los mismos. La riqueza se transfiere de forma arbitraria de prestamistas (o ahorradores) a prestatarios porque con el dinero con el que, efectivamente, se devuelve un préstamo pueden comprarse menos bienes de lo que se esperaba en el momento en que se hizo el préstamo. Si se produce una situación imprevista de deflación, aquéllos que tengan activos nominales podrían tener ganancias, porque el valor de estos activos (p. ej. salarios o depósitos) aumenta. No obstante, en tiempos de deflación, ocurre a menudo que los prestatarios o los deudores no pueden pagar sus deudas y podrían incluso declarase insolventes. Esta situación podría perjudicar al conjunto de la sociedad y, en particular, a quienes tienen activos y a quienes trabajan para empresas que entran en quiebra. Por regla general, son los grupos sociales más desfavorecidos los que suelen sufrir en mayor medida las consecuencias de la inflación y la deflación, porque sus posibilidades de protegerse contra ellas son limitadas. Por tanto, la estabilidad de precios contribuye a mantener la estabilidad y la cohesión social. Tal como se demostró en diversos momentos del siglo XX, un nivel elevado de las tasas de inflación genera frecuentemente inestabilidad social y política, puesto que los grupos a los que perjudica se sienten burlados si las cargas (inesperadas) de la inflación se «llevan» una parte importante de sus ahorros.

En séptimo lugar, una repentina revaloración de los activos a consecuencia de variaciones inesperadas de la inflación puede socavar la solidez del balance de los bancos. Supongamos que un banco ofrece préstamos a largo plazo a un tipo fijo que son financiados por depósitos a corto plazo. Si se produce un alza inesperada de la inflación, descenderá el valor real de los activos. Como consecuencia, el banco podría experimentar problemas de solvencia que podrían causar «efectos en cadena» adversos. Si la política monetaria mantiene la estabilidad de precios, se evita que el valor real de los activos nominales se vea afectado por perturbaciones inflacionistas o deflacionistas y se mejora, por tanto, la estabilidad financiera.

Todos estos argumentos sugieren que un banco central que mantiene la estabilidad de precios contribuye sustancialmente al logro de objetivos económicos más amplios, como niveles de vida y de actividad económica y de empleo más altos y estables. Esta conclusión encuentra respaldo en los datos de la investigación económica que, en relación con muy diversos países, metodologías y períodos, demuestra que, a largo plazo, las economías con menos inflación crecen en promedio más rápidamente en términos reales.

Fuente:

Libro para el profesor La estabilidad de precios: ¿por qué es importante para ti? Banco Central Europeo

feeds 

, , , ,

  1. Cómo ha afectado y afectará a España la política del BCE « Por antonomasia
  2. El tipo de interés de las hipotecas ha bajado un 23,3% en un año « Por antonomasia
  3. Al Banco Central Europeo le queda un suspiro para subir los tipos de interés ¿Cómo afectará a España? « Por antonomasia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: