Detonantes, evolución y gestión de la crisis económica española

Gestación y detonantes de la crisis económica española

La actual crisis económica española no se puede explicar si no se tiene en cuenta un espacio temporal más amplio anterior a 2007. Año éste en el que las variables macroeconómicas comienzan a evidenciar la fragilidad del sistema económico español.

Como punto de partida atemporal es imperativo hablar del mercado laboral. Desde dos vertientes: la primera como caracterización de un mercado de trabajo que potenciaba la competitividad española con costes de producción que se podría denominar como “low cost” y la segunda como la remuneración salarial vía cantidades y no vía productividad, lo que otorgó al mercado laboral una rigidez benevolente en tiempos de bonanza económica pero que al menor altibajo ha dejado ver la fragilidad de un mercado laboral ajeno a las características del comercio internacional. Por tanto, el mercado laboral se basó en el crecimiento vigoroso del mercado interno y sin competencia internacional, de la construcción, fundamentalmente inmobiliaria.

Instituto de Empleo Servicio Público de Empleo Estatal (INEM)

Fuente: Instituto de Empleo Servicio Público de Empleo Estatal (INEM)

Los escasos incentivos a la competitividad internacional (ya sea de la no necesidad de ser competitivos en el mercado interior de factores de producción no comercializables o motivado por el gran esfuerzo de previsión y ahorro que es necesario para conseguir que una economía sea competitiva en el medio-largo plazo) dotaron de estabilidad a la economía. A esta situación se le han de sumar la previsiones de aumento de precios constantes fundamentalmente en vivienda por parte de todos los agente económicos, incluidos aquí en última instancia los pertenecientes al sistema bancario.

La ya mencionada fragilidad de la economía española y su estancamiento evolutivo en lo que se refiere al afianzamiento de unas estructuras económicas consistentes, que en una economía mundializada, se derivan del crecimiento constante de variables como la productividad de los factores de producción, y en última instancia de la competitividad internacional, es motivada por la escasa capacidad de ahorro de los entes económicos: empresas y familias. Las consecuencias del ahorro son los aumentos futuros de inversión. El ahorro no fue significativo a lo que se suma el fuerte endeudamiento de todas las unidades territoriales, desde los ayuntamientos hasta las Comunidades Autónomas y que expulsaron a los demandantes de fondos prestables. Por tanto, en España la financiación se orientó fundamentalmente al sector inmobiliario y se creó una gran dependencia de fondos extranjeros para la financiación de otras inversiones, que en la situación de crisis económica mundial, se redujo drásticamente agravando la situación económica española.

Déficit CCAA

Fuente: Banco de España

Tras este encadenamiento de sucesos y situaciones económicas, la economía se situó en un punto en el que el mercado laboral y la salubridad del sistema bancario dependían de un sector económico de supuesto crecimiento infinito e ilusorio; la construcción inmobiliaria. Donde el precio de equilibrio entre la oferta y la demanda estaba grandemente desfasado.

La situación económica internacional agilizó y ensalzó las debilidades económicas españolas, basadas poco menos que en las expectativas sistemáticas de crecimiento y aumento de precios. El mercado interno español se ve gravemente dañado y la situación exterior agrava la situación. El consumo se reduce drásticamente (reducción de empleo, etc.) , aumenta más si cabe el endeudamiento ahora no sólo de las familias y empresas, sino notablemente también el del Estado. La precariedad de la economía española se hace patente.

Por tanto, la búsqueda de un detonante de la crisis española no puede evitar no pasar por alto el conjunto estructural de la economía anterior al comienzo de los primeros indicios de la crisis.

Comparativa internacional del caso español

A grandes rasgos cabe destacar que la economía española será la única que se mantendrá en tasas de crecimiento negativas durante 2010. Estados Unidos y Japón son dentro de las economías avanzadas los países de mayor crecimiento, 1´3 y 1´7 puntos respectivamente. En el caso de los países de la Unión Europea el crecimiento será más moderado aunque positivo. Por tanto, el diferencial medio entre España y las economías vecinas, será aproximadamente de un punto, mientras que respecto a Estados Unidos y Japón será de más de dos puntos.

Real GDP

Fuente: FMI. World Economic Outlook, October 2009

Centrando más el análisis hacia aquellos “problemas” de mayor gravedad de la economía española resulta alarmante el significativo aumento del desempleo comparado con el resto de economías avanzadas de Europa.

Unemployement Rates

Fuente: FMI. World Economic Outlook, October 2009

La escalada del desempleo desde comienzos de 2007 mantiene en España una tónica completamente diferente a la de Alemania, Francia o Reino Unido. No alcanzando éstos tres, en ningún caso, tasas superiores al 10%, mientras que España supera el 18% en 2009. Respecto a las perspectivas de 2010, el desempleo se situará en España en valores superiores al 20%. Valores estos que duplicarán las tasas tanto de Alemania, Francia y Reino Unido como de Estados Unidos.

Dentro de los factores determinantes de la precaria situación económica española, se encuentra la situación inmobiliaria y la denominación de “burbuja” debido al crecimiento insostenible del precio de los bienes inmuebles. El encarecimiento de los inmuebles ha repercutido directamente en el precio de los alquileres, tanto de viviendas como de locales comerciales. El siguiente gráfico muestra una comparativa del precios de alquiler en diversos países. La posición española es más que destacable.

Rents for Commercial Space ( precio de alquiler de locales comerciales )

Fuente: FMI. World Economic Outlook, October 2009

Otro de los indicadores más llamativos de la economía española es el aumento de la deuda pública, y la celeridad con la que ha aumentado en el periodo de un año, de 2008 a 2009. En cualquier caso, la mayor parte de las economías la han visto aumentar, a excepción de Italia que se sitúa aproximadamente en los mismos valores que en 2008.

Actual and Debt-Stabilizing Primary Balances ( Deuda Pública )

Fuente: Fuente: FMI. World Economic Outlook, October 2009

Otros indicadores, como el consumo interno también marcan la diferencia entre España y el resto de las economías avanzadas. En 2009 este consumo descendió en España un 6% mientras que en Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido o Japón los descensos fueron mucho menores, 1´8, 2´5, 1´4, 2´7, 3´1 y 2´0 puntos respectivamente. Durante 2010 las estimaciones, a excepción de las españolas, son de crecimiento positivo en todos los países mencionados. En España se espera un descenso del 0´5%.

Las conclusiones que se pueden obtener de los datos de la economía española en rasgos generales, son bastante negativos. Si bien es cierto que la tendencia negativa comienza a suavizarse, aunque de manera insuficiente. Los principales datos macroeconómicos en España se mantendrán en tasas negativas, mientras que en el resto de países avanzados, las tasas aunque discretas, serán positivas. Y como consecuencia el diferencial entre países aumentará aun más.

Análisis de la gestión de la crisis por parte del Gobierno

Este análisis se puede realizar desde dos vertientes relacionadas aunque diferentes: la temporal y las medidas llevadas a cabo.

  • La perspectiva temporal: la indicios evidentes de crisis no fueron tomados en cuenta con la presteza y urgencia necesarias para atajar cuanto antes la situación que se estaba desarrollando. No sólo no se enmendaron las debilidades estructurales económicas de España anteriores a la crisis sino que se suavizó durante demasiado tiempo la tendencia negativa de las variables macroeconómicas. El resultado de la inoperancia gubernamental agravó la situación pues las acciones anticrisis fueron tomadas demasiado tarde lo que conllevó a la ineficacia de muchas de las medidas tomadas por tardías.
  • La perspectiva de las acciones gubernamentales: Las ayudas con las que se dotó a las instituciones financieras fueron demasiado condescendientes, ya que solamente sirvieron para salvar una situación precaria del sistema pero no para subsanar los errores que llevaron a la precariedad. Un “parche” temporal a un problema de base que necesitaba imperiosamente una reglamentación mucho más estricta para evitar la reincidencia en la mala praxis.Respecto a los planes de corte “keynesiano” vuelve a ponerse en evidencia la falta de medidas solventes que afronten los verdaderos problemas endémicos de la economía española. Las razones son variadas, pero entre ellas cabe destacar la limitada temporalidad de las medidas tomadas. Los planes de intervención incluidos en el “Plan E” han maquillado la nefasta e irremediable necesidad de toma de medidas severas, muchas de ellas impopulares, que eviten el reflorecimiento de nuevos problemas económicos. Además de no ser suficientemente efectivas para agilizar la recuperación de la economía. A parte es importante mencionar el escaso impulso a la reforma estructural del mercado de trabajo y la inestabilidad que del mismo se deriva.
índic de confianza del consumidor y ventas de automóviles

Fuente: Banco de España

Innegablemente los planes de actuación del Gobierno han incidido positivamente en algunos sectores Como se puede observar en el gráfico anterior, el sector automovilístico no sólo frenó su caída sino que en tres meses remontó aproximadamente 70 puntos. Este sector no es el único que ha mejorado su situación gracias al la intervención pública, la construcción es otro de ellos. Sin embargo las medidas tomas son completamente temporales sin visión de dotar de estabilidad a la economía en el futuro.

Dentro de las actuaciones del Gobierno es imprescindible analizar los Presupuestos Generales del Estado de 2010. Donde se debería haber incidido con mayor decisión en la reducción de la Deuda Pública (el presupuesto de 2010 es un 0´12% mayor que el de 2009) y en el fomento de políticas activas de empleo como método de contención del gosto y como proyección del mercado de trabajo.

En general, las medidas adoptadas han sido tardías, laxas y no previenen la posibilidad futura de incurrir en los mismos errores .



Anuncios

, , ,

  1. #1 por sebasstyle el noviembre 10, 2009 - 11:19 am

    Esas faltas y erratas… dale un repaso, anda!!

  2. #2 por ana el mayo 21, 2015 - 7:39 pm

    hola una pregunta cual fue el detonante en la crisis de la monarquia española

  1. Detonantes, evolución y gestión de la crisis económica española

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: