El “negocio” de las cadenas de subcontratación

La contratación encadenada de empresas consiste en que una empresa es contratada para la realización de un cierto proyecto, ésta a su vez contrata a otra para realizar la misma función, la segunda a una tercera y así sucesivamente llegándose a dar casos de subcontratación, por ejemplo, de hasta 15 empresas como sucedió en la construcción del AVE a su paso por Málaga.


Estas cadenas conllevan graves inconvenientes entre los que caben destacar el presupuesto inflado en las concesiones de obras, la deficiente calidad del resultado final y la más grave, el riesgo laboral al que están expuestos los trabajadores subcontratados:

La concesión de una obra a un precio concreto se supone que ha de ser lo más ajustada posible en función del coste del proyecto y la calidad de éste pero debido a las cadenas de subcontratación nos encontramos con una situación muy diferente. Resulta evidente que cuanto más larga sea la cadena mayor será el montante económico a la hora de la contratación debido a que desde que la empresa principal comienza la subcontratación hasta la último eslabón todas demandan tener beneficios económicos por la labor que ejercen, por lo tanto, se está sobrevalorando un servicio muy por encima del coste real que tendría si no existiese semejante subcontratación.

La calidad en el resultado final se explica desde la perspectiva de que cuanto más dinero ahorre cada uno de los intermediarios en la ejecución de la obra mayor será el beneficio que obtendrán por lo que un presupuesto desde el comienzo inflado repercute en una obra de calidades muy inferiores al precio pagado.

Los riesgos laborales son los más preocupantes, pues atañen a la integridad física de los trabajadores empleados en las diversas subcontratas de la cadena. Su precariedad deriva del hecho antes mencionado por el cual las empresas intentan recortar costes con la finalidad de aumentar su beneficio, cuanto mas nivel de subcontratación el margen de beneficio es menor por lo que los recortes de todo tipo son más severos entre ellos los concernientes a evitar riesgos laborales con los consecuentes problemas de siniestrabilidad laboral.

Por tanto, estas cadenas de subcontratación provocan situaciones perfectamente evitables en su gran mayoría si la empresa a la que se le concede la obra fuese quien la realizase de primera mano (quizá se podrían incluir situaciones excepcionales de subcontratación pero sin llegar a formar una cadena). Pagar un precio alto por obtener un resultado mediocre (al menos en lo referente a obra pública) no es razonable desde el punto de vista del contribuyente mas cuando los incrementos en el coste solamente repercuten en el lucro del empresario y no del trabajador pues este debería ser igualmente contratado en caso de no existir la subcontratación y probablemente en condiciones mejores para su integridad física.

Enlaces relacionados:

http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=71288&pIdSeccion=2&pNumEjemplar=2526&pFechaEjemplar=null

http://www.lavozdeasturias.es/noticias/noticia.asp?pkid=396747

http://www.nortecastilla.es/20080913/valladolid/advierte-riesgos-sufren-empleados-20080913.html

Anuncios

,

  1. El “negocio” de las cadenas de subcontratación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: